¿Qué es la enfermedad periodontal y cuales son sus causas?

La enfermedad periodontal ocasiona sensibilidad en los dientes, enrojecimiento e inflamación de las encías. Incluso puede desarrollarse una infección que se manifiesta con pus. Se trata de una patología que afecta mayoritariamente a los adultos de entre 35 y 44 años, siendo menos común en los niños. ¿Cuáles son las principales causas y riesgos de esta patología?

Enfermedad periodontal: de la gingivitis a la periodontitis

Esta enfermedad se previene, sobre todo, con la educación y la concienciación sobre sus características, así como a través de la promoción de una buena higiene oral. De esta manera, se evita que las bacterias se acumulen alrededor de los dientes, dando lugar a la placa dental y, más adelante, al sarro y al desarrollo de la periodontitis. Y es que, como cualquier enfermedad, esta tiene diferentes grados, en función de su gravedad:

  • Gingivitis. Este es el primer grado, por así decirlo. Se da cuando se ha acumulado placa bacteriana, la cual debe ser eliminada para que no se transforme en sarro. Los síntomas más comunes de la gingivitis son encías sensibles, retraídas y enrojecidas que sangran con facilidad; están inflamadas y son de color rojo.
  • Periodontitis. Es la forma a la que puede evolucionar la gingivitis si esta no se trata. Es una afección grave e irreversible, y puede conllevar la pérdida de piezas dentales, ya que estas quedan debilitadas y movibles.

Causas y tratamientos para la enfermedad periodontal

La predisposición genética, una mala higiene bucal, el estrés y el tabaquismo son algunos factores de riesgo que aceleran la aparición de esta enfermedad. Otros motivos por los que puede aparecer son:

  • Cambios hormonales. El embarazo o la menopausia son dos situaciones por las que la mujer experimenta importantes fluctuaciones hormonales que pueden afectar de forma negativa a la salud bucal.
  • Enfermedades inmunitarias. La leucemia, el VIH o los tratamientos para la cura del cáncer incrementan las posibilidades de padecer dolencias en las encías.
  • Otras enfermedades. Crohn, diabetes y artritis reumatoide son otras afecciones que contribuyen a la periodontitis.

En los casos más graves, además de la pérdida de dientes, el paciente puede desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Por eso es tan importante la prevención o, en caso contrario, adoptar un tratamiento adecuado y supervisado por el odontólogo. Los dos procedimientos habituales en la cura de esta enfermedad son:

  1. Limpieza profunda de dientes. Es efectiva si se combina con un tratamiento farmacológico y si la afección no está en una fase avanzada.
  2. Cirugía. Si el problema persiste, se debe hacer una cirugía que limpie en profundidad y llegue hasta el hueso para ver su estado.

En definitiva, la enfermedad periodontal puede prevenirse con una buena higiene. En caso de no haberse evitado, el dentista valorará el estado de la enfermedad y pautará el tratamiento adecuado. Lo más importante es no llegar a perder ningún diente.

Sin comentarios

Añadir un comentario